Nuestros comienzos

Me llamo Conchi y quiero contaros como empezé en este mundo del perro.

Desde siempre en mi entorno familiar he estado rodeada de perros.... ¿Quién no recuerda los pastores alemanes (o algo parecido) en las casas del pueblo? ....

Pero fué en el año 95, gracias a unos antiguos amigos que tenian perros de la raza boxer y que se movian en el mundo de las exposiciones, cuando comenzé a ver a los perros de otra manera. Es en este momento cuando empezé a pensar en cual sería la raza que mejor iria con mi carácter y con mi forma de vida, y todos los caminos me llevaron a un mismo pensamiento: El Schnauzer gigante.

Es un perro noble, testarudo, fiel, vital, etc..... vamos que ¡¡ ni pintado !!

Fué a partir de aqui cuando compré mi primera schnauzer en el año 96, se llamaba Aruca (Shaggy para los amigos); y por supuesto también empezé en el mundo de las exposiciones.

Nuestro Afijo "Torreones Cruzados" está registrado en la FCI (Federación Cinológica Internacional) con el número 8850 desde Enero de 1999.

El motivo de dicho afijo es muy sencillo: Vivimos en la bella ciudad de Pontevedra, cuyo escudo está compuesto por su rio Lerez (que bordea la ciudad), un antiguo puente típico de la zona flanqueado por unos torreones y un crucero en medio; de ahí el nombre.

Todo lo que sé del schnauzer lo he ido aprendiendo con el paso del tiempo; pero lo relativo a su peluqueria me lo enseñó, la que hoy considero buena amiga, Emilia Díaz; prestigiosa estilista canina y gran conocedora del mundo de la peluqueria tanto de exposición como comercial.

Con el paso de los años, mi hija Adriana se adentró tambien en este mundillo. Desde pequeña le han gustado los perros y ha sido compañera fiel en todas las exposiciones, pero a ella la raza que siempre le ha apasionado han sido los galgos afganos, por su elegancia, es independiente, alegre y muy cariñoso.

Compramos nuestro primer galgo afgano en el 2008, se llama Kyra y es todo corazón.

Y ahí nos veis a las dos: con Schnauzers y Galgos Afganos. Una extraña combinación pero que hemos sabido combinar muy bien.